La sujeción de la carga en los vehículos será supervisada por la DGT

A partir de mayor empezarán las inspecciones y se podrá sancionar a los vehículos que no cumplan con las novedades del Real Decreto en relación a la fijación de su carga

 

En el nuevo Real Decreto 563/2017, de 2 de junio, por el cual quedan reglamentadas las inspecciones técnicas en carretera de vehículos comerciales que circulen en territorio español, se disponen nuevas obligaciones para los transportistas en asuntos relacionados con la correcta sujeción de la mercancía a bordo de los vehículos que realicen transporte. Esta reglamentación, que entrará en vigor el próximo 20 de mayo, será aplicada a todos los vehículos de transporte de mercancías con velocidad superior a 25 km/h que circulen por las carreteras de España, independientemente de su nacionalidad, fijándose como objetivo la inspección anual de forma aleatoria de al menos un 5% de la totalidad de vehículos en circulación según exige la Unión Europea.

 

Como innovación, durante una inspección podrá someterse al vehículo a inspección de carga con la finalidad de verificar que dicha carga se encuentra sujeta de manera que no impida la conducción segura, ni suponga un riesgo para la vida, la salud, la propiedad o el medio ambiente. Estos reconocimientos se realizarán para comprobar que en todas las situaciones de funcionamiento del vehículo, incluyendo las situaciones de emergencia y las maniobras de arranque cuesta arriba, el cambio de posición de las cargas entre sí, contra las paredes o las superficies del vehículo sea mínimo; y además que las cargas no puedan salirse del espacio de carga ni desplazarse fuera de la superficie de carga.

 

Para realizar la inspección de cómo está sujeta la carga, los agentes de Tráfico deberán contar con una formación específica para esta finalidad. Actualmente, de la totalidad de 433 guardias civiles designados a labores de inspección de Tráfico, un tercio ya se encuentra formado y el propósito es que en los próximos meses estén formados la totalidad de los agentes. Con esta finalidad, los agentes usarán diversos elementos de medición y comprobación: báscula fija y móvil, tensiómetros, medidores de ángulos y calculadora de estiba (App llamada safe load).

 

Ante la inquietud que la nueva regulación está originando en el sector del transporte por carretera a causa de las posibles consecuencias procedentes de una incorrecta sujeción de la carga, Fenadismer (Asociación Nacional de Transporte de Vehículos) solicitó al director general de Tráfico, el pasado 2 de abril, que esclarezca la forma en la que los agentes de Tráfico realizarán el procedimiento de inspección de la sujeción de la carga, así como el régimen de responsabilidades si se da con una infracción, teniendo en cuenta que la legislación en relación a la contratación de transporte aplica la responsabilidad de las labores de carga de la mercancía en el vehículo a la empresa cargadora, excepto en el transporte de paquetería o carga fraccionada. Igualmente la legislación de seguridad vial asigna la responsabilidad de las infracciones de tráfico al autor del hecho infractor.

 

La Federación manifiesta que “en respuesta, el director general ha señalado que en líneas generales en España la estiba de los vehículos se realiza de forma correcta, no suponiendo 'un problema real' en materia de seguridad vial, por lo que no se plantean modificar el actual baremo sancionador. En relación al régimen de responsabilidad, la DGT (Dirección General de Tráfico) va a elaborar en breve una Resolución de desarrollo del nuevo Decreto para clarificar la responsabilidad de la estiba, que definirá un nuevo documento denominado “Ficha de estiba”, adaptada a cada especialidad de transporte, en la que el responsable de la carga acreditará la correcta sujeción de la mercancía a bordo del vehículo”.

 

Mientras la Resolución no se aprueba, tras realizar la consulta a las organizaciones representativas del sector del transporte, Tráfico ofrecerá una serie de preceptos a la Unidad de vigilancia de tráfico de la Guardia Civil fijando un periodo transitorio no sancionable de adaptación a la nueva regulación.    

 

Fuente: logisticaprofesional.com