Latinoamérica: La seguridad vial se encuentra estancada

Trav.Latam: latinoamerica: la seguridad vial se encuentra estancada

Muchos países de América Latina tienen un retraso de 20 años respecto a Europa en relación a las regulaciones técnicas sobre seguridad

 

La semana pasada se conmemoró el Día Nacional de la Seguridad Vial y, con motivo de esta celebración, la FIA (Federación Internacional del Automóvil) realizó un estudio en el ámbito de América Latina donde se informa de la falta de compromiso para minimizar las causas desencadenantes de los accidentes de tráfico.

 

El objetivo del Día Nacional de la Seguridad Vial es centrarse en la problemática de los accidentes viales y facilitar aquellas herramientas que hagan tomar conciencia de las causas que los provocan y conseguir reducir los factores de riesgo. Según la OMS (Organización Mundial de la Salud), anualmente mueren aproximadamente 1,3 millones de personas, dato que supone más de 3.500 muertes diarias.

 

En América Latina y el Caribe el paisaje es bastante desmoralizador ya que, según datos de la OMS, en 2015 el número de fallecidos ascendió a más de 85.000.

 

Ante este panorama, la FIA subraya el hecho de que las personas que realizan los controles cuenten con una formación escasa, además de las lagunas que existen en los programas de educación impartidos en todos los niveles educativos con la finalidad de generar conciencia vial en las futuras generaciones.

 

Asimismo, la Federación también hace hincapié en la necesidad de favorecer la participación, el diálogo y la coordinación entre los organismos nacionales, provinciales y locales, públicos y privados, que se encargan de la seguridad vial. Según el gerente de Movilidad y Políticas Públicas de la FIA para Latinoamérica, Leandro Perillo, “es esencial la continua articulación entre instituciones gubernamentales y privadas de forma eficiente, ya que esto facilitará el desarrollo de planes integrales de seguridad vial en nuestro país, acompañados de políticas públicas concretas a largo plazo”.

 

Según el estudio, otro de los temas que también deben trabajarse es la necesidad de que las normativas vigentes se actualicen con respecto a la velocidad, el uso del casco, la ingesta de alcohol, la utilización del cinturón y la manera en la que viajan los ocupantes en el vehículo. En relación a la seguridad vial, el 80% de los menores en Argentina son transportados en los vehículos de una manera insegura a causa de que no se disponen de sillas de seguridad homologadas.

 

Por otro lado, si se quiere tener una buena implementación de las políticas y de las acciones relativas a la seguridad vial, es primordial disponer de un sistema de datos e indicadores en el que podamos confiar y que ayude en la toma de decisiones. El jefe de Seguridad Vial y Medio Ambiente de FIA en Latinoamérica, Pablo Azorín, remarcó que “respecto a las estadísticas, es imprescindible que sean confiables para conocer la realidad y así identificar los factores de riesgo presentes, permitiendo tomar decisiones basadas en información objetiva”.

 

Respecto a los usuarios vulnerables, FIA también realizó un estudio en el que se revelaba que más del 30% de los peatones presentaba conductas de riesgo: circular distraído por el hecho de utilizar dispositivos electrónicos y no respetar las normas de tráfico; sobre los ciclistas, el estudio explicaba que 8 de cada 10 incumplen con la reglamentación necesaria para circular de manera segura en las vías públicas.

 

Sobre la seguridad de los vehículos, Argentina, como también el resto de países de Latinoamérica, ofrece un retraso de por lo menos 20 años en relación a Europa sobre las regulaciones técnicas relativas a la seguridad. Asimismo, las normas actuales exigidas en este mercado no cuentan con ningún control ni con monitoreo adecuado.

 

Según el Secretario General de Latin NCAP (Programa de Evaluación de Vehículos Nuevos para América Latina y el Caribe), Alejandro Furas, “Latin NCAP ha logrado impulsar mejoras de seguridad vehicular voluntarias en casi todos los fabricantes de la región, por encima de las que exigen los gobiernos hoy, tras 7 años de trabajo con un presupuesto total acumulado de solo 2.500.000 de Euros, y sin que los test de Latin NCAP sean obligatorios, es decir, imaginen todo lo que se podría lograr si fuera obligatorio que todos los vehículos de la región deban ser evaluados por Latin NCAP para informar a los consumidores desde cuáles son cero estrellas hasta cuáles garantizan 5 estrellas de seguridad”.

 

Fuente: ambito.com